Travesía Ghibli #2: ” El Castillo en el Cielo”

Cabecera segunda parte.jpg

Muy buenas a todos y a todas en este nuevo tramo de nuestra travesía ghibliana. La verdad es que al menos no esperaba de mi parte sacar una nueva reseña de la filmografía de ‘Studio Ghibli’, aunque digamos que esta es la primera, ya que Nausicaä no pertenece a la misma y es como la precursora del estudio. La anterior reseña se encuentra en el blog de Faelyan, Vorágine de Palabras, cuya autora ha vuelto un poco a la actividad después de dicha entrada y otra anterior, por cosas de la vida que no vienen al caso.

La película sobre la que escribiremos esta vez es ‘El Castillo en el Cielo’, siguiendo el orden cronológico del propio estudio. Un poco a modo de introducción, esta obra tomó elementos, de la que fue la primera obra de Hayao Miyazaki, Conan, el niño del futuro, sobre todo en un par de detalles que comentaremos más tarde.

Por mi parte, esta es la segunda película que veo de ‘Studio Ghibli’, así que ya he podido quitarme esa culpabilidad de la que hablaba Faelyan en la anterior entrada, porque no haber visto ninguna hasta la edad que tengo, unos 23, tiene pena de cárcel para los otakus como yo, aunque como bien dice el dicho ‘’más vale tarde que nunca’’ y gracias a ella me he animado a verlas, que si no hubiese tardado más.

Esta cinta se estrenó el 2 de agosto del año 1986, y se nota la mano de un estudio de animación detrás, ya que la misma mejora enteros, y los fondos, diseños de personajes entre otros detalles visuales se ven mucho más pulidos, acompañados del mismo compositor, Joe Hisaishi, realizando una banda sonora del mismo nivel o mejor que en Nausicaä del Valle del Viento.

También, que se me olvidaba, comentaremos las influencias que ha tenido este film en obras posteriores dentro del país nipón sobre todo, así como múltiples referencias que hemos podido notar mientras veíamos la película, que quizás harían falta más revisionados para fijarse en todas.

Tampoco faltará mi toque de ambientólogo, muy a pesar de mi compañera bloguera y de los lectores, pero lo llevo en el ADN. Y bueno, me dejo de cháchara y comenzamos la reseña.

926ab811f5875f9d84c0c2e9630fb27f.jpg


Sheeta es una niña que lleva consigo una piedra mágica en forma de colgante, que ha heredado y la une al mítico reino de las nubes de Laputa, la cual es codiciada por los militares y por unos piratas que la persiguen. Escapando de ellos conocerá a Pazu, un niño que trabaja en una mina, y que tratará de protegerla de Muska, quien planea usar la tecnología de la isla para dominar al mundo.


Faelyan: Al igual que con Nausicaä del Valle del Viento, Miyazaki bebe nuevamente de fuentes literarias occidentales para construir esta historia. Laputa es una isla descrita en Los Viajes de Gulliver, el monumental clásico de Jonathan Swift. En el libro, esta tierra es una sátira a la Real Sociedad de Londres para el Avance de la Ciencia Natural además de la relación de explotación entre Inglaterra e Irlanda. Por supuesto, la adaptación de Ghibli toma a Laputa como una ciudad en la que no hay humanos, y en la que el director vuelve a poner su filtro ecologista, aunque dista bastante de su anterior film. Este es de naturaleza mucho más aventurera, sin alcanzar esa gran escala que vimos en el Valle del Viento, y con una energía propia de esas películas que disfrutan pequeños y mayores.

Personalmente, ésta fue la primera película de anime que vi en mi vida, cuando era niña y desconocía la existencia de animación proveniente de Asia. Por otra parte, puse mis ojos en ella por lo familiar que me resultaba su estilo y dibujo. Heidi fue una de las series de mi infancia, así que al ver a Sheeta y Pazu no podía evitar asociarlos de alguna forma con la niña de los Alpes y el pequeño pastor. Podría decirse que noté una diferencia con las películas de dibujitos que veía regularmente.

Volverla a ver años después se ha sentido como un viaje a esos tiempos: seguía maravillada con los paisajes como cuando apenas pasaba el metro de altura, quería ser parte de ese grupo de piratas tan carismático y poder pasearme por aquella ciudad flotante junto a los enigmáticos robots. Es una gran película de aventura fantástica, un género que en los años ochenta era un éxito en la taquilla familiar, con algunos exponentes que son muy queridos todavía hoy. El Castillo en el Cielo es – o debería ser – uno de ellos.

giphy2.gif

Funciona como un reloj, con un comienzo emocionante, cargado de acción y que nos llena de curiosidad. Tiene un ritmo fluido entre acción trepidante, con bastantes toques de comedia inocente y escenas realmente enternecedoras, sobre todo cuando nuestros protagonistas están en pantalla. A mi gusto el único aspecto que no se hace interesante es el villano, que para tener un plan bien estructurado y bastante malévolo no produce nada, ni divierte ni parece una amenaza, lo más olvidable sin duda.

Sin querer ser reiterativa, esta película también es muy representativa de lo que supone ver una obra de Miyazaki. La naturaleza, un elemento fantástico que atrapa, la tecnología (que me atrevo a decir que en este caso es apasionante, parecería algo que describiría Julio Verne, además de que mostrar cómo funcionan muchos aparatos es tan entretenido como todo lo demás), dos personajes jóvenes que tienen una amistad muy tierna y cooperativa, sin olvidarnos de la aeronáutica siempre presente.

3399d333f494ef9214c8c9200a6a6c17.jpg

Darío: Comparto gran parte de lo que dice Faelyan con sus palabras escritas, que reflejan la emoción que sentimos al ver El Castillo en el Cielo, la cual me fascinó sin ninguna duda, pese a que fuera una película dirigida a todos los públicos y quizás orientada al público infantil, pero de la que pueden disfrutar todo el mundo sin ninguna duda, salvo excepciones o cuestión de gustos, pues no a todos les gusta quizás esos paisajes naturales tan maravillosos que logra animar nuestro tan querido director o esa mezcla de naturaleza junto con máquinas, asemejándose al estilo ‘Verniano’ a la hora de escribir sus obras o cualquier otro autor, ya que no tengo el conocimiento necesario para aseverarlo con contundencia.

Aportando algo de cordura y sin dejarnos llevar por las emociones, lo cual es casi inevitable con esta película, es bastante conocido el error de llamar ‘’Laputa’’ por parte de Miyazaki al Castillo en el Cielo, el cuál no tenía ninguna connotación negativa tanto en japonés como en inglés, pero gran parte del público hispanoparlante se dio cuenta de ello, o más bien viendo la película notaron que esa palabra era malsonante en el idioma español, aunque el propio director, años más tarde, pidió disculpas al no darse cuenta de tal detalle, lo cual es completamente perdonable y no debería ser una razón de crítica a dicha persona.

También, cómo comentaba anteriormente, ‘El Castillo en el Cielo’ tomó una serie de elementos de Conan, el niño del futuro, que dirigió el innombrable, la mente maestra de todo el ‘Studio Ghibli’, como los personajes de Conan y Lana, siendo precedentes a la creación de los propios Pazu y Sheeta, así como el propio rescate inicial del mismo Pazu a Sheeta, y diversos temas, seguramente la naturaleza, el humor propio de esta misma obra, y esa esencia infantil, que se puede ver como ha dicho Faelyan en Heidi, en la que participó también Miyazaki de alguna forma, y seguramente de las animaciones de Lupin que dirigió o diseñó.

61a5427c259cc84465bf92e73e243234.jpg

Luego, además, se encuentran las propias inspiraciones que tomó Miyazaki a la hora de crear esta obra, así como parte quizás de sus propios gustos y también de lo increíblemente detallista que puede ser este hombre. Es una persona admirable. Ejemplos de lo que he dicho, se pueden encontrar en la población minera del comienzo de la película, que se basó en un pueblo minero de Gales que Miyazaki visitó antes de iniciar la producción de la película, causándole una gran impresión y agradándole mucho sus gentes y el propio trabajo minero que se realizaba allí, proporcionándonos esas escenas repletas de amor del comienzo del film en el pueblo minero. Otro más puede ser la fijación del mismo en la armamentística y mecánica de la propia obra; los propios tanques, el Goliat, están basados en lo que usaba el propio ejército alemán en la Segunda Guerra Mundial, cómo los Zeppelins, medallas, granadas y los uniformes de los soldados, todo ello visto posteriormente en mangas suyos como The Return of Hans y Tigers covered with mud, este último basado en las memorias de Otto Carius. ¡Hasta leí que la propia tierra donde vivía Sheeta, Gondoa, podía estar basada en la provincia de Svaneti de Georgia, sobre todo por las típicas torres del lugar!

a061e4d76e89869b21fd35e241f58fc0.jpg

51397219b11dcba0c2b605133613a5b4.jpg

Y aportando mi toque ambientólogo pero de forma breve, uno puede pensar que el cielo dibujado por Miyazaki puede estar dibujado y animado así de forma bonita pero sin ninguna consistencia científica. Craso error, el propio castillo en el cielo se oculta tras un cumulonimbo, un tipo de nube, que suele estar asociada a grandes tormentas y a huracanes, fenómenos atmosféricos que tienden a ser muy peligrosos, de ahí que algunas escenas tratan muy bien sobre ello, lo cual lo dejaré al propio espectador que lo vea nuevamente o al que no lo ha visto nunca como yo hasta la semana pasada. El detalle y mimo que se le da a cada aspecto de la película es impresionante.

f9ce7a0319c4fe98803d69aab169ab2c.jpg

Al final nos hemos venido arriba ambos comentando la película, pero comentar también las cantidades de referencias que hay en la misma sobre clásicos de la animación . Fae pilló un par y yo pensé que había pillado una referencia a ‘Popeye’ en la escena de pelea entre un pirata y un minero del pueblo, jefe de Pazu, lo comprobé, y efectivamente así fue, así que se puede realizar un desafío de ver quien pilla más referencias en un grupo de personas, y quien gane se le regala la película de Laputa versión especial con mapas de navegación y todo tipo de merchandising, blu-ray y todo al susodicho.

cac7c3ff252474f6fe167f2a73bf156f (referencia popeye el marino).jpg

Para ir terminando estos párrafos dedicados a la propia historia, concepto, detalles e ideas sobre la película, comentar también el legado que dejó la misma, con el denominado ‘’Efecto Laputa’’, pero esto no me lo he inventado yo ni Faelyan me ha dado la idea, de verdad os lo decimos. Muchas obras japonesas, videojuegos y animación japonesa sobre todo se vieron muy influenciadas, Nadia: el Secreto de la Piedra Azul, dirigida por Hideaki Anno, siendo los dos protagonistas de la serie perseguidos por un grupo de ladrones de joyas, así como la influencia de Julio Verne en la misma. También el quinto episodio de No Game no Life hace una referencia a la película, aunque no lo recuerdo, así como a gran cantidad de videojuegos, y sagas de renombre incluso, como Final Fantasy, Megaman, Valkyrie Profile, Skies of Arcadia, propias ‘pantallas’ de Sonic, etc, etc. Todo este tema puede dar para una entrada completa tranquilamente, pero no nos extenderemos más y lo dejamos como una curiosidad muy peculiar.

97d80d6aae517cacab3207655555af8d.jpg

4ef175c0f555a2e6fe0c1051fd1539ae.jpg

Faelyan: Comentando la cinta con Darío, estábamos de acuerdo en cuanto a que una de las mejores cosas de ésta son sus personajes. Son sencillos, pero memorables, como en cualquier historia dirigida a niños que se precie. Nos encariñamos rápido con ellos, algo esencial para estar al borde de nuestros asientos ansiando que logren lo que se proponen.

El grupo de piratas es simplemente encantador, que con su expresividad cómica se quedan con nosotros. De unos torpes perseguidores pasan a ser como una familia para los protagonistas, y es imposible no disfrutar todas las escenas en su nave. Generan una atmósfera muy simpática y agradable. Dora, la madre de algunos es una líder dicha y hecha, que logra mantener a sus hijos algo atontados en órbita para conseguir tesoros. Es hasta refrescante ver a una capitana mayor con tanta energía. Normalmente sería una señora muy sabia que no para de aconsejar a todo el mundo, pero aquí eso es mucho más sutil.

Sheeta y Pazu funcionan como la clásica dupla que ya hemos visto en las obras de Nippon Animation en las que Takahata y Miyazaki trabajaron. El chico trabajador, de aire desenfadado de buen corazón y la chica algo tímida, pero que a la hora de actuar es tan rápida e inteligente como su compañero. Son adorables y cada vez que están separados queremos que se reúnan, pues tienen una química innegable, no romántica necesariamente, pero ver cómo se las arreglan para escapar de los villanos juntos y encontrar a Laputa es para destacar.

No hay mucho para decir sobre Mushka, el malo maloso sin gracia, que es que ya me olvidé de él. Su diseño es lo mejor que tiene.

768523c0b3e89e3752839269a35a6bc3.jpgf28a33ffcb8d044a2305037253eaecf4.jpgfccf95cf3bb7205956a70e69ae61c5c4.jpg

b6f612a8382bfaef3bf19d61c56fca47.jpg

3ade32d7a9467d620088683c172d4a15.jpgae4942b8cc942a5f251a5b9122908933.jpg

Darío: No recuerda al abuelo Pom, un minero que viaja por las profundidades en su tiempo libre, otra persona de buen corazón como ya ha comentado la propia Faelyan, y que quizás sirva más como artefacto de trama más que para encariñarse de él, pese a que lo hagas en el momento de conocerlo, pero obviamente te olvidas enseguida con los personajes que aparecen más en pantalla. En las pocas escenas junto a él, noté ese concepto de animismo que comenté en la reseña anterior, que aparte se puede palpar, aunque con menor intensidad que en Nausicaa, en otras escenas.

Y sobre el villano Mushka, opino en parte lo mismo, pese a que quizás esté creado con esa intención por el propio Miyazaki, igualmente es muy deficiente como villano. Pienso que el autor lo quiso crear para plantear ese pequeño dilema presentado a mitad del film, ambición versus humanidad, como se puede ver un poco en Nausicaä, aunque de todas formas no enturbia el resultado global de toda la cinta este hecho bajo mi opinión.

64a8194723bc8edf69ecfb2188cb0fd4.jpg

Cuando ya creíamos que Nausicaä era magistral audiovisualmente, llega la primera obra oficial tras la apertura del estudio a redoblar la apuesta. ¡Por el amor de Kami-sama! Los escenarios son formidables y llegan a dejarnos inmersos en ellos, tanto que nos lamentamos cuando el show se termina y es hora de volver a nuestras mundanas vidas. Esa mezcla de aventura clásica con islas y piratas, sumando a un toque ligeramente steampunk, con unos diseños de aeroplanos que parecen de una revolución industrial alternativa.

La iluminación está muy trabajada, sobre todo en las escenas nocturnas, en las minas y cada vez que el colgante de Sheeta brilla. Se nota el trabajo duro del equipo y la atención al detalle.

Además, utilizan una paleta de color clara, muy pura, que le dan un carácter atemporal. No parece corresponder a ninguna época, más allá de que la animación tradicional es algo raro de ver en los estrenos actuales. Aportan a una atmósfera que nos tiene tan fascinados como a los protagonistas. Debe ser muy buena experiencia poder verla en el cine, y meterse dentro de estos mundos disfrutando a pleno lo bonitos que son.

fd0610f647459298f484b0e6fb8ba127.jpgde742701c67f4264f235273017cfce95.jpgbcd374e763d4023b7c0f025402fab0997932c7dde3e29dd96efaaea11581383c

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los robots de Laputa son muy icónicos, al igual que otros aparatos tecnológicos no parecen muy futuristas ni anticuados. Además de que el hecho de que les crezca hierba resume muy bien el trabajo de Hayao Miyazaki. Para mí merecía ser el logo del estudio mucho más que Totoro.

 

d6399a6c6cc16041f8bd56e7c201cbe3.jpg

Por segunda vez Joe Hisaishi aporta la banda sonora, y aquí adopta sonidos que ya son parte de su marca personal. Las armonías en el piano, los inicios de las canciones con un piano ligero, produciendo ese efecto etéreo y mágico que a partir de ahora va a ser típico de las películas de Miyazaki. El tema principal es una maravilla, de sus mejores composiciones.

A modo de curiosidad, hemos descubierto que el ‘Studio Ghibli’ tiene su propia trope, un elemento narrativo, visual o sonoro que se usa dentro de diferentes obras y no tiene que ser cliche; dentro de TV Tropes que se denomina ‘Ghibli Hills’, castellanizado sería ‘Colinas de Ghibli’, y que serían básicamente esos paisajes naturales alejados de cualquier tipo de construcción masiva como puede ser una ciudad creada por el hombre, con todos sus prados tranquilizadores, pequeños animales y grandes cielos azules, junto a elementos peligrosos o trepidantes, cómo pueden ser la magia, monstruos temibles y salteadores de caminos.

Dando por finiquitado todo lo que hemos ido desgranando a lo largo de toda la reseña, podemos decir que es una película disfrutable para cualquier público y que no pierde su calidad ni entretenimiento pese a que pasen los años. No es muy rompedora, pero es una aventura fantástica ejemplar dentro del propio género y una de las películas más queridas del estudio y con razón. Nosotros nos hemos maravillado viéndola y seguramente volvamos a ella en algún momento. Merece a nuestro parecer de varios revisionados para poder  captar todos los detalles de la película, como las localizaciones, referencias a películas animadas infantiles, la misma aeronáutica, la vestimenta de los  personajes, los elementos militares así como apreciar lo bien que refleja la naturaleza Miyazaki con su dibujo y animación. Difícilmente aburre, además, y puede ser una buena introducción al mundo del anime, pues es una historia que perfectamente conocemos en Occidente.

Como nota personal del propio autor del blog, he de decir que esta película me ha enseñado porque hay tantos fans de ‘Studio Ghibli’, y es normal. Disfruté de toda la película, desde las escenas de acción y comedia hasta los momentos en los que se explica el funcionamiento de diversa maquinaria. Me ha animado sobremanera a seguir viendo más obras de este estudio y a convertirme en uno más de la legión ghibliana, por lo que probablemente más pronto que tarde esta travesía tenga una nueva parte, que tratará sobre la película de nuestro querido o no tan querido (cómo por la propia autora cómo ha reflejado por ahí arriba) Totoro.

Esperamos que os haya gustado mucho la entrada y que se haya notado el amor que ya ambos profesamos hacia este estudio. Y bueno, claro, podéis comentarnos cualquier cosa, vuestra opinión, algún detalle que se nos escape, alguna cosa en la que estemos equivocados o lo que sea. No somos esos insectos con mala leche de Nausicaä, así que no os haremos nada, siempre que nos tratéis bien, claro, porque entonces nos podemos enfadar y destruir cosas.

Bromas aparte, saludos a todos y esperamos, o bueno, os animamos a que nos escribáis algo en alguna ocasión para poder así disfrutar más de estas obras. ¡Hasta la próxima!


giphy.gif

Anuncios

6 comentarios en “Travesía Ghibli #2: ” El Castillo en el Cielo”

  1. ¡Hola! Estoy de acuerdo con que los robots de Laputa son tan iconos como Totoro y si comparamos la calidad de las películas saldría ganando esta. Pero considero que Totoro es una mejor decisión de marketing, ya que se ve más amigable al publico esto sumado al gusto de Japón por lo kawaii vuelven a Totoro la opción más acertada. Aún así estoy de acuerdo con que esta es una película superior en cuanto a historia y personajes. ¡Saludos!

    Le gusta a 2 personas

    • ¡Gracias por comentar!
      Tienes razón en cuanto a lo amigable que es Totoro para el público general, además de que sigue siendo una imagen muy icónica. Todavía no puedo decirte que película es mejor, eso tocará en el comentario sobre Mi Vecino Totoro, pero sí sé que son filmes sustancialmente diferentes. Creo que Totoro es más comparable con Kiki por esa naturaleza tan calmada. En fin, ya lo comentaremos en un futuro cercano.
      Un saludo 🙂

      Le gusta a 2 personas

    • Hola, muy buenas y bienvenida mas o menos al blog. Era tu primer comentario éste y te lo aprobé ayer, aunque sé que has estado más veces por aquí leyéndome. Muchas gracias, Noctua 🙂
      Ella sabe más de ‘Studio Ghibli’ que yo, que nada más he visto este par de películas, y una ni se considera dentro de lla filmografía, así que no sabría que opinar al respecto, aunque creo que los robots de Laputa pueden ser bastante icónicos y son geniales y adorables 🙂
      Y tienes razón en lo que dices, probablemente se decantaran por Totoro, pese a que no esté tan presente en las películas del estudio.
      Muchas gracias por pasarte, y la siguiente entrada recuerda que estará en el blog de Faelyan, y será de Totoro.
      Saludos y espero que hayas tenido un buen día ^^

      Le gusta a 2 personas

      • Los robots de Laputa son geniales si uno ya es fan de Ghibli, pero por si mismos (a no ser que te guste el cyberpunk) los pobres no son carismáticos XD
        Me alegra que te animes a ver el trabajo de este estudio, a pesar de sus altibajos de calidad vale mucho la pena.
        Gracias 🙂 y ¡saludos!

        Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Travesía Ghibli #3: “Mi Vecino Totoro” – Vorágine de palabras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s